Las 10 obras de arte más icónicas del antiguo Egipto

El trabajo del artesano es captar un momento fugaz en el tiempo y preservarlo en la historia, y si bien una obra de arte es indudablemente de su tiempo, también debe trascenderla y poder hablarnos a través de las generaciones. Uno de los mejores ejemplos de esto es la artesanía y el arte del antiguo Egipto.

Se reconoce que Egipto tiene una de las civilizaciones más prósperas y consolidadas de la tierra, y sus artefactos han resistido la prueba del tiempo. Desde las pirámides que raspan el cielo hasta la esfinge fantástica que se sienta como un guardián de las tumbas de los faraones, la arquitectura y la escultura del antiguo Egipto son icónicas. Sin embargo, hay mucho más en este arte que estos impresionantes monumentos.
Los antiguos egipcios consideraban su arte no solo a nivel terrenal sino también como un reflejo del mundo espiritual. Su artesanía reflejaba su reverencia por los dioses y el más allá, y estas antiguas obras de arte hablan claramente de una rica historia y cultura egipcias. Este estilo creativo único permaneció prácticamente inalterado durante más de 3.000 años y se puede ver en los artefactos que quedan hoy.

Aquí hay 10 ejemplos asombrosos de la artesanía del antiguo Egipto:

1. Tumba del rey Tutankhamon

La gloriosa tumba del rey Tutankamón es mucho más pequeña que muchas de las tumbas de los otros faraones, pero no menos espléndida. Los artefactos encontrados dentro de la tumba han sido de gran importancia para aprender sobre esta era antigua. Una de las cosas más preciosas descubiertas fue el trono del rey y su máscara dorada. La excavación de la tumba fue un proceso largo y minucioso, y se descubrieron alrededor de 3.500 artefactos individuales. La tumba de Tutankamón fue inusual porque fue descubierta con su momia intacta en la cámara funeraria.

2. Trono de Tutankamón (siglo XIV a. C.)

El trono de oro fue encontrado en 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter durante la excavación de la tumba de Tutankamón, uno de los pocos en el Valle de los Reyes que no ha sido saqueado. El magnífico trono muestra la reverencia que la gente tenía por sus faraones y su esplendor y fina artesanía lo convierten en un hallazgo raro y precioso. Sus colores no se han desvanecido en más de 3.000 años, lo que demuestra la habilidad y la experiencia de los antiguos artesanos egipcios.

Los cristales de colores y las piedras preciosas brillan sobre el fondo de oro, y su asiento está adornado con vívidas piezas de cuarzo, que recuerdan a un mosaico bizantino. Una escena de la vida cotidiana del faraón está grabada en la superficie del trono: el joven Tutankamón se sienta en una postura informal, mientras su esposa Ankhesenamun masajea aceites perfumados en sus hombros. Si miras con atención, puedes detectar una banda de oro alrededor del pie izquierdo de Tutankamón, y su esposa tiene un adorno similar en su pierna. En el antiguo Egipto, estas pulseras se consideraban un símbolo del matrimonio.

3. El libro egipcio de los muertos (siglo XVI a. C.)

El Libro Egipcio de los Muertos es un antiguo texto funerario egipcio, y se usó desde el comienzo del Imperio Nuevo (alrededor de 1550 a. C.) hasta alrededor del 50 a. C. El nombre egipcio original se traduce directamente como «libro de salir de día» o «libro de salir a la luz». Contiene hechizos para ayudar a una persona muerta a viajar a través del «duat» o reino de los muertos, hacia la otra vida. El Libro de los Muertos incluye textos de pirámides y ataúdes que originalmente fueron pintados sobre objetos, no sobre papiros.

4. El árbol dorado de la vida

Los antiguos egipcios tenían una fuerte creencia en el simbolismo, como se puede ver en la pintura de papiro, el Árbol Dorado de la Vida. Se consideraba que el este era la dirección de la vida cuando el sol sale por el este. El oeste fue visto como la dirección de la muerte, ya que es donde se pone el sol. Los egipcios creían que durante la noche, el sol atravesaba el reino de los muertos antes de volver a salir por el este al día siguiente. En la pintura, los pájaros del árbol representan las etapas de la vida y todos miran hacia el este, excepto un pájaro que representa la vejez y mira al oeste, que simboliza la muerte inminente. La hermosa pintura está llena de color y transmite un profundo mensaje espiritual.

5. El busto de Nefertiti (siglo XIV a. C.)

El busto de Nefertiti probablemente se hizo alrededor del 1340 a. C., al mismo tiempo que la gran estatua de Akhenaton. Pesa 20 kilogramos y es de tamaño natural, cortado de un solo cuadrado de piedra caliza. La idea de una semejanza real no era infrecuente en la cultura del antiguo Egipto; Los templos y palacios de Egipto están llenos de ellos. Lo que hace que esta representación sea excepcional es su descripción precisa de la reina. El busto de Nefertiti está muy bien conservado. La cara ha sido tallada para mostrar sus pómulos delicadamente inclinados, su mandíbula sólida y su nariz afilada, y el centro de piedra caliza se revistió con estuco de yeso que luego se pintó. El resultado es una semejanza asombrosamente precisa. El busto muestra su piel oscura, labios rojos, joyas y corona. Los ojos están engastados con piedras preciosas y fijados con cera de abejas.

6. Frascos canopicos

Los antiguos egipcios usaban frascos canopicos durante el proceso de embalsamamiento para almacenar y proteger los órganos del difunto. Cada órgano tiene su propio contenedor. Las tinajas estaban hechas de gres o talladas en piedra caliza. Estos recipientes se utilizaron desde la época del Reino Antiguo hasta el Período Tardío o Período Ptolemaico, después de lo cual los órganos se envolvieron y se colocaron con el cuerpo. Los primeros egiptólogos creían erróneamente que el término «canopo» estaba asociado con la leyenda griega de Canopus. Los recipientes canópicos del Reino Antiguo solo se grababan ocasionalmente y tenían una tapa lisa. En el Reino Medio, los grabados se hicieron más comunes y los párpados a menudo tenían forma de cabezas humanas. En la dinastía XIX, las tapas habían llegado a representar a los cuatro hijos de Horus como guardianes de los órganos.

7. Papiros

La palabra «papel» proviene de «papiro», una planta que se cultivó en el delta del Nilo, y el papel de papiro se hizo con su médula. Se han encontrado largos rollos de papiro, algunos de hasta 10 metros de largo. El método para crear papiro se perdió por un tiempo, pero fue redescubierto por un egiptólogo durante la década de 1940. Los escritos en papiro muestran muchos elementos de la vida del antiguo Egipto e incorporan registros académicos, religiosos y administrativos. Las letras pictóricas utilizadas en estos escritos eventualmente llevaron a los dos sistemas de letras más básicos que se utilizan en la actualidad: el romano y el árabe.

8. Estatua de Keops (siglo 26 a. C.)

La estatua de Keops fue encontrada en 1903 por WF Petrie en Abydos. Tiene 7,5 centímetros de alto y aún se puede ver claramente el hermoso tallado del rostro del rey. El cartucho en el lado izquierdo del trono, al lado de la pierna del gobernante, ya no se puede leer, pero la referencia a Horus en el lado derecho muestra la importancia de Keops y el estatus de dios atribuido a los faraones. Esta pequeña estatua se exhibe ahora en el Museo Egipcio de El Cairo.

9. Estatua de Cleopatra VII Philopator (siglo I a. C.)

Esta estatua cuidadosamente elaborada es rara y es uno de los artefactos egipcios antiguos más valiosos que se pueden encontrar. Es una de las siete estatuas conocidas del gobernante más aclamado de Egipto: Cleopatra VII. Cleopatra VII nació en una familia macedonia llamada los Ptolomeos, que eran bien conocidos por sus feroces luchas internas. El matricidio, el partricidio y el fratricidio eran habituales, y Cleopatra VII no fue una excepción. Tuvo varios familiares asesinados en su búsqueda de poder. Se la muestra como una gran egipcia, presumiblemente para recordar a los romanos su ascendencia real, pero su rostro ha sido tallado en estilo grecorromano. La estatua es famosa por su rara imagen triple uraeus, o cobra, en la frente de Cleopatra. La estatua ha sido dañada en los tobillos y los pies fueron posteriormente reparados con otro material.

10. Techo astronómico de la tumba de Senenmut (siglo XV a. C.)

Senenmut fue el arquitecto del prestigioso complejo de la tumba del faraón Hatshepsut. Su propia tumba, sin embargo, es igualmente impresionante, ya que incluye un mapa galáctico en el techo, que es la primera representación conocida de este tipo. El mapa consta de dos segmentos: los hemisferios norte y sur. El hemisferio norte muestra los ciclos lunares egipcios y constelaciones conocidas, mientras que el segmento sur registra las estrellas y planetas que son visibles a simple vista. Curiosamente, falta Marte.

A lo largo de 5.000 años, el arte egipcio antiguo muestra un estilo y artesanía que se mantuvo relativamente sin cambios con poca influencia cultural fuera del valle del Nilo. Desde representaciones de guerras antiguas hasta representaciones simbólicas de religiones, ceremonias y divinidades antiguas, las antigüedades del antiguo Egipto han resistido la prueba del tiempo y muchas han sobrevivido hasta nuestros días, lo que nos permite una idea de una de las civilizaciones más antiguas jamás conocidas. .

Deja un comentario